lunes, 3 de julio de 2017

Easo, mi hogar hecho muñeca


¡Hola, a todos!

Tengo este blog tan abandonado que casi me da vergüenza actualizar sin una excusa decente. Realmente es el día a día, la vida en familia, los niños, la casa, mi otro blog Inwand (dedicado a los libros), mis mascotas, plantas... ¿Os dais cuenta de la cantidad de responsabilidades que nos auto-imponemos? Este año me he dado cuenta que intento abarcar demasiado y estoy reduciendo mi atención a lo que verdaderamente me hace feliz y las muñecas son parte de esas pinceladas de felicidad en mi vida. Pero, tenía demasiadas... Para los que os incorporáis ahora os diré que tenía más de ochenta Monster Highs y a estas había que sumar Pullips, BJDs, Barbies, Nancys, Disney Animators, Blythes... No daba a basto con tanta muñeca y estoy de selección. Puedo decir que he renunciado a Pullips, BJDs y Nancys por ahora y que he reducido mi enorme colección de Monster High a solo cuatro. Para poder ir viendo día a día a mis niñas, os recuerdo que estoy en Instagram como @plasticoyresina. Pero, centrémonos en lo que importa, y eso es... Easo. Un nombre tan pequeño que abarca tantos sentimientos...

Easo es el nombre que recibía antiguamente la ciudad de San Sebastián, por la cual siento un inmenso amor ya que mis primeros años de vida fue mi hogar y a día de hoy lo sigo considerando como tal aunque más por melancolía que por sentimiento real. A fin de cuentas, Valencia me ha dado todo aquello que me hace feliz por lo que quitarle el título de hogar en mi corazón sería alta traición. Como decía, San Sebastián es una ciudad que me arranca suspiros y sentí la necesidad de tener una pequeña parte de ella siempre conmigo y así, surgió la idea de mi dulce y nostálgica Easo.

De nuevo recurrí a NiyaDolls ya que su trabajo con Erika en julio el año pasado fue excelente. Volvía a ella con un reto. Tenía que tener escamas en la cara pero no pintadas, talladas. Y debía quedar aniñada, dulce y triste al mismo tiempo para expresar mi nostalgia por San Sebastián. Iba a ser mi mini-yo.

Easo llegó desnuda a casa de NiyaDolls, esperando que pronto se obrara en ella el milagro que solo las mágicas manos de Elisa pueden hacer. Primero se dedicó a darle forma a la carita, detallando los labios con unas finas arruguitas que le dieron más realismo y luego nos tocó decidir cómo hacer las escamas de la cara. Finalmente, tras mirar varios maquillajes en Internet de modelos femeninas, nos gustó uno que parecía una sombra de ojos realizada con escamas y comenzó la aventura. Una vez se coge el bisturí, solo queda tener mucha maña por parte de quien lo empuña y mucha confianza en quien espera el resultado y en nuestro caso, ambos factores se daban al cien por cien.


Como siempre, hizo una labor impresionante y pronto la muñeca sin personalidad iba adquiriendo aquello que yo buscaba. Tocaba empezar con las capas de maquillaje... Tenían que ser tonos azules y turquesas, que evocasen al mar pero sin perder la esencia de la inocencia que quería que tuviera la muñeca y los párpados fue una elección sencilla: la barandilla de La Concha en uno y el Peine de los Vientos en el otro. El resultado superó cualquier expectativa.


Ahora tocaba otra capa de maquillaje y el dibujo para la parte trasera de la cabeza, la nuca. Pensé que este deseo sería abusar del arte de NiyaDolls pero, de nuevo, cumplió con lo que pedía haciendo que la bahía de La Concha de San Sebastián adornase toda la nuca de Easo. Creedme cuando os digo que lloré al verla.


Para ella he creado una historia que la convierte en una sirena que se ha visto obligada a abandonar su adorado mar y por eso su sonrisa la ha abandonado. Aunque sigue bañándose en aguas marinas, ninguna se asemejan a las de su hogar. Se puede decir que es un poco como me sentía siempre yo al estar lejos de San Sebastián. Sus pequitas con forma de burbujas de agua en tonalidades turquesas a penas se aprecian en las fotos pero le dan un aire muy infantil sin ser excesivo. La delicadeza y el mimo empleado en NiyaDolls con estos pequeños detalles siempre me enamora.


No os voy a mentir, desde que me llegó el 14 de septiembre del año pasado a día de hoy, aún lloro cuando la miro y la cojo para peinarla. Le hablo más que a ninguna otra de mis muñecas. La noche del 19 de enero de este año, vi la Tamborrada de San Sebastián abrazada a ella y llorando sin parar, recordando a mis amigos a allá. Mandé a Tekubi hacerme un tambor para ella y a una conocida suya le encargué el trajecito de cantinerita: una camisa blanca y una falda plisada del mismo tono con un ribeteazo en azul en el bajo. Easo tiene en su pequeño cuerpecito de plástico todos los recuerdos de mi infancia, toda mi nostalgia y todo mi amor por la capital guipuzcoana. 


Quiero agradecer a NiyaDolls la paciencia que tiene conmigo cada vez que acudo a ella con una idea nueva. Ambas nos comprendemos y compenetramos a la perfección y eso se nota en los resultados. Y, ¿sabéis qué? Easo no ha sido la última que le he pedido... después de ella, llegaron Ligeia y Caitiël —a las que os presentaré pronto— y hoy le he enviado a Alma y, para otoño, le encargaré a Elwynd.

Besos de plástico para todos.

1 comentario :

  1. Se me pone la piel de gallina al leerte, que bellas palabras de verdad, me emociona mucho y agradezco tremendamente esa gran confianza que depositas en mi cada vez que me encargas una muñeca, para mi es una gran responsabilidad y sabes que hago todo lo que esta en mi mano para cumplir tus expectativas dedicando todo mi amor, dedicación y atención en cada una de esas muñecas tan especiales que siempre me pides, yo solo puedo decir una cosa, gracias, muchísimas gracias por contar conmigo y por todo.

    ResponderEliminar