martes, 4 de julio de 2017

Ligeia, hija de Athena


¡Hola, plastiqueros!

En ocasiones, un capricho se termina pagando caro y eso mismo es lo que me sucedió a mí con Catrina, una custom que quise a raíz de la película El libro de la Vida y la cual terminé adquiriendo gracias a Tekubi pero que jamás terminó de encajar en mi familia. A la pobre le hice de todo, cambios de chips, de peluca, de cuerpo... pero nada, siempre terminaba mirándola con una especie de "odio" por no verla adaptada al resto de mis niñas. No era una de nosotras... La puse varias veces en venta y siempre la terminaba quitando y buscándole un nuevo look con otro pelo. 


A mediados de febrero de este año, salió a la venta el libro Rojo y Oro de las autoras Iria G. Parente y Selene M. Pascual, a las cuales sigo desde sus inicios. De todo lo leído de ellas hasta la fecha, esta novela ha sido sin lugar a dudas, mi preferida. Sus personajes son fuertes, unos evolucionan más que otros y una en particular, tocó mi corazón: Ligeia, hija de la Diosa Athena, a la cual yo rindo culto desde pequeña. Así pues, a mi mente vino la posibilidad de darle a Catrina una vida nueva y, de nuevo, como ya hice con Erika y Easo —y haría después con Caitiël, Alma y Elwynd—, recurrí a NiyaDolls, con posiblemente lo más sencillo que le pedía hasta ahora... o eso parecía, al no ser una niña de fantasía. Pero, las cosas se complicaron. Catrina estaba pintada de azul por dentro y al lijarla para eliminar el maquillaje, ese color salió a la luz... y los labios no tenían demasiado plástico para trabajar con ellos. Pero, NiyaDolls supo salir del paso: lijó, perfeccionó y, con epoxy solucionó el problema de la boquita. Para los párpados le pedí una lechuza y un casco, símbolos característicos de esta deidad y para la parte trasera de la cabeza es donde quizá me excedí pidiendo... pero una vez más, NiyaDolls accedió a mis caprichos: le pedí una estatua de Athena portando a Niké en su mano derecha, y en la izquierda, su lanza y escudo. El resultado, una vez más, perfecto.


¿Podía pedir más? Claro... quedaba el maquillaje. Tenía que ser suave, aniñado como siempre y dulce. Y pecosa, como todas las de mi familia plastiquera. Además, NiyaDolls me propuso probar algo que jamás había tenido en mis muñecas: ponerle cejas a Ligeia, para darle mayor expresividad. No estaba muy convencida pero, ella siempre acierta porque conoce mis gustos muy bien.


Este fue el resultado: una Ligeia dulce, de piel blanca como marfil, cuyo pelo negro no la hacía agresiva porque sus facciones infantiles las suavizaban, consiguiendo una mezcla de lo más homogénea. Ligeia llegó a mí el veintiuno de marzo de este año y ya le tenía aquí su cuerpo articulado y sus nuevos ojos, adquiridos en Puppelina. En un principio la hice con heterocromía, porque eso le daba un toque distinto de mis demás muñecas pero, no terminó de convencerme y finalmente cambié los chips.


Ayer además, a raíz de enviar a NiyaDolls la muñeca que pronto sera Alma una vez pase por sus manos, decidí que además de ser un tributo a un personaje literario que me marcó, sea también una de las protagonistas de mi novela. En un principio, la morena de ojos verdes iba a llamarse Schäwynd pero, ahora que Caitiël —otro personaje de mi novela— está conmigo y Elwynd —la protagonista— será creada por NiyaDolls en otoño, he pensado que el nombre de Ligeia le va de perlas. Ligeia significa "voz clara" y, como es cantante, le quedaría perfecto. Así pues, pronto las niñas que llevan casi quince años en mi cabeza saldrán de mi mente para materializarse en cuerpos de muñecas. Por ahora, de Ligeia (antes Schärwynd) os puedo adelantar esto que podéis leer en esta entrada. Lo bueno es que este personaje de mi novela adora los mitos y las leyendas y ahora posiblemente agregue algún tipo de vínculo con Athena. Cuando surge el conflicto en la novela, ella desaparece y en un principio la tengo recorriendo mundo pero, como tiene familiares en Grecia, se me ha ocurrido que podría ocultarse allí un tiempo y así toda ella quedaría reflejada en esta preciosidad.

Como veis, la transformación de Catrina ha sido muy positiva. Estoy encantada con la decisión tomada y con el resultado final. 


Besos de plástico.

1 comentario :

  1. Ains que bonito es poder darle vida de alguna manera a los personajes de ti novela, eso me emociona e ilusiona mucho 😊 por lo que leo finalmente se queda con el nombre de Ligeia ¿verdad? No quería decírtelo por no influir en tus decisiones pero me alegra que sea así, ya no podía verla de otra manera que no sea con el nombre de Ligeia, gracias, muchísimas gracias por confiar en mi como siempre

    ResponderEliminar